Detenido en Sevilla un alunicero reincidente dos meses después de haber aceptado una condena menor por 30 robos

Posted on

La Policía Nacional volvió a detener en Sevilla, a finales de agosto, al alunicero que más problemas les está dando en Andalucía. Se llama Alberto Duarte y es el sucesor de otros delincuentes multirreincidentes que despuntaron en el mundo criminal por los robos violentos. Si antes eran el IVI o el Cheíto, ahora a los grupos especializados contra la delincuencia violenta el principal dolor de cabeza les viene de la mano de este joven de 24 años con decenas de arrestos a sus espaldas, pero una única condena. Y la firmó en junio, apenas dos meses antes de que volviera a caer.

Un comunicado oficial de la Policía detalla este martes la última detención de Duarte, al que califican como el «alunicero más activo de toda Andalucía, acumulando un total de 29 detenciones policiales y responsable en años anteriores de numerosos asaltos que sufrió una conocida cadena de perfumerías«. La Policía se refiere a la firma Aromas que sufrió, especialmente a finales de la década pasada, una auténtica oleada de asaltos.

Duarte fue uno de los miembros de la banda del BMW o mejor dicho, una de las versiones que ha tenido este grupo criminal que fue cambiando de integrantes pero manteniendo un mismo modus operandi: robar coches de la marca BMW para después empotrarlos contra los escaparates de los comercios.

El pasado 29 de agosto, varias patrullas de Seguridad Ciudadana de la Policía Nacional recibieron el aviso de un posible robo en el interior de una nave de la calle las Melias, en el Polígono Parsi. Un testigo había visto movimientos sospechosos. Cuando llegaron los agentes, «procedieron a forzar la puerta y una vez dentro se dividieron por las diferentes estancias del local. Durante el registro, los policías descubrieron en la parte final de la pared medianera con la nave contigua un butrón«, relata el comunicado oficial. Por ese agujero se habían colado los ladrones para acceder a una nave de alimentación.

La Policía descubrió a cinco personas escondidas en las instalaciones y procedieron a detenerlas. En el exterior, los agentes detectaron que había un coche esperando a los ladrones y le dieron el alto. Los sospechosos trataron de huir pero fueron finalmente interceptados. Se trataba de dos mujeres y un hombre. En el maletero los agentes hallaron instrumentos clásicos para forzar puertas, pasamontañas y guantes.

Un acuerdo entre Fiscalía y defensas

Entre los detenidos estaba Duarte, quien el pasado mes de junio había admitido ante el tribunal de la Audiencia haber participado en una treintena de robos en apenas cinco meses, entre septiembre de 2018 y enero de 2019. En el banquillo de los acusados se sentaban 13 personas, que se enfrentaban a 45 años de cárcel en total. Pero la Fiscalía y los abogados defensores llegaron a un acuerdo previo, que rebajaba notablemente las penas solicitadas inicialmente a cambio de la confesión de todos los procesados. Duarte fue sentenciado a un año y medio de prisión. Pero como había estado en prisión preventiva, ya había consumido parte de la condena. Por eso, el 29 de agosto estaba en la calle.

Esa sentencia es la primera que le consta a Duarte que hasta entonces carecía de antecedentes penales. Y es que estos delincuentes suman arrestos que después tardan años en traducirse en condenas. Un desfase que no favorece en absoluto a frenar la reincidencia en los delincuent6es habituales. Tras esta última detención, según han confirmado fuentes policiales, los ocho detenidos quedaron en libertad con cargos.

Source

Leave a Reply

Your email address will not be published.